Un país en continuo crecimiento, tanto económico (previsión de más del 2,5 % en los dos próximos años) como de población (30 millones la actualidad y una previsión de 40 millones para el 2025) y que importa el 80 % de los productos de alimentación parece, a priori, muy interesante.

El mercado saudita de alimentación es realmente atractivo, pero a la vez complicado. En este artículo trataremos algunos aspectos a tener en cuenta.

En las últimas dos décadas, Arabia Saudita ha experimentado rápidos cambios socio-culturales gracias al crecimiento de la economía nacional y al incremento de la renta familiar, lo que ha permitido a los sauditas viajar a occidente para estudiar o hacer turismo y de esta manera conocer mejor nuestra cultura y alimentación. El rápido crecimiento de supermercados occidentales y restaurantes fast-food han cambiado significativamente los gustos del consumidor. La mayoría de grandes superficies están ofreciendo comida precocinada, ensaladas para llevar y pizzas refrigeradas. Todos estos cambios han propiciado un incremento del número de sauditas interesados en productos de calidad y que están dispuestos a pagar por ellos. Lo que aún está por desarrollar es el mercado de productos biológicos dado que los consumidores sauditas no están educados todavía en los beneficios de este tipo de alimentación.

POR QUÉ SI

  • Arabia Saudita importa el 80 % de su comida
  • Es un mercado en crecimiento para productos de alta calidad y el consumidor quiere probar nuevos productos.
  • Comida preparada, fast-food y comida para llevar se están popularizando entre la gente joven.
  • Se espera que el incremento del poder adquisitivo, los cambios en el estilo de vida y la dieta saudita impulsen el crecimiento del producto gourmet.
  • Los principales importadores sauditas, están siempre buscando nuevos productos.
  • Los más de 10 millones de expatriados que viven en KSA demandan productos étnicos.
  • El incremento de pelegrinos, actualmente 7 millones anuales, demandan una gran oferta de servicios de restauración.

POR QUÉ NO

  • Los precios competitivos de los productos locales o importados de países árabes o asiáticos.
  • Reticencias a los productos que contengan elementos transgénicos.
  • Requerimientos sauditas de que la carne importada provenga de animales 100% alimentados con alimentación vegetal.
  • Los altos márgenes comerciales y otros conceptos que los importadores cargan al producto incrementa significativamente el coste de lanzar nuevos productos al mercado.
  • Algunos minoristas exigen sustitución de los productos caducados.
  • Algunos importadores son reticentes al producto español por algunas alarmas alimentarias del pasado.

Un tema importante a tener en cuenta es el aumento de control de las autoridades sanitarias sauditas (SFDA – Saudi Food & Drugs Authority). La SFDA está realizando un exhaustivo control sobre los productos importados para que cumplan las normas sanitarias, y si no hay normativa nacional o de la “Gulf standardization Organization” (GSO) aplica las normas Europeas de Estados Unidos. Pongamos algunos ejemplos: la SFDA rechazó la importación de salsa de paprika por superar los límites de “ocratoxina” que fija la normativa Europea, o impidió la importación de comida envasada por no cumplir la normativa de etiquetaje de SASO (Saudi Standard, Metrology & Quality Organization).

Otro punto importante: desde Enero de 2014, la SFDA obliga a realizar un pre-registro electrónico de todos los productos que van a ser importados, trámite que debe ser realizado por el importador saudita.

En próximos post iré desarrollando este tema.

Fuente de información: USDA Foreign Agricultural Service

Neuronas + kilómetros = ventas